Las Técnicas son aburridas

Estoy seguro que hay mucha gente que piensa que las técnicas son fabulosas. He visto escuela de Hapkido anunciando que ellos enseñan miles de técnicas. Entiendo la atracción que pueda haber. Cada técnica hace una cosa, así que mientras más técnicas sepas, más cosas puedes hacer. Matemática simple y pura que hasta yo puedo entender. Aprender técnicas se siente igual que resolver un rompecabezas. Cada técnica que aprendes ocupa un lugar particular en el rompecabezas de las artes marciales. Cada vez que aprendes una técnica, la imagen que tienes de tu Budô se vuelve más clara y más precisa. Con cada técnica tienes una solución clara para más situaciones.

Aprender nuevas técnicas no hace las cosas más claras en absoluto. De hecho las hace más turbias. Mientras más técnicas tienes para escoger cuando estás bajo estrés, peor será tu tiempo de reacción, así que estarías mejor con menor cantidad de técnicas (ver On Combat de Dave Grossman para estudios y estadísticas reales). Peor aún, mientras estás ocupado persiguiendo los conejos de las técnicas, probablemente te estés perdiendo el premio mayor, Los Principios.

Las técnicas son sólo las ropas para vestir y mostrar los principios. Una técnica está limitada en los principios fundamentales que esta pueda expresar. La mayoría expresa uno, tal vez dos principios si tienes suerte, y como técnica que es, su utilidad está limitada a la situación particular para la cual fue diseñada. Un principio puede ser aplicado en cualquier situación si no te dejas cegar a las oportunidades por un bosque de técnicas.

En Judo Kodokan, Kano Jigoro Shihan describía claramente un principio fundamental que puede aplicarse en cualquier Budô. El lo llamó Kuzushi 崩し. Que traduce “desbalancear” o “quitar el balance”. Mientras más estudio y practico, más incompleta se vuelve esta traducción. En japonés se tienen las nociones de “destruir las bases” o “socavar una estructura”. El verbo base kuzusu崩す “significa demoler; romper; soltar; zafar” (diccionario Kenkyusha), así que podemos ver que el principio es más que solo “desbalancear”. Comencé a pensar en él como socavar las bases de Uke y destruir la postura de Uke. Visto de esta manera, puede ser mucho más, y la aplicación se vuelve más sutil y variada.

Nada de esto vendrá de aprender cientos o miles de técnicas. Lo obtendrás de estudiar un repertorio limitado de elementos que te permiten explorar los principios en profundidad. Aprender técnicas te da un amplio rango, pero ninguna de esas técnicas tendrá mucha profundidad. La vía hacia la profundidad es dominar los principios fundamentales que rigen la técnica.

Hoy encuentro mucho más interesante observar a las personas que realmente personifican grandes principios que observar cualquier cantidad de técnicas de moda. Los principios son de lo que la gente habla cuando hablan de “dominar los fundamentos”. Las cosas que practicas cuando practicas lo básico pertenecen a los principios, los principios de usar el cuerpo de la mejor manera, de kuzushi, de ritmo, de tiempo y de espacio.

Este video de Okuda Shihan de la Escuela Jigen Ryû es maravilloso. Todo lo que él hace es subir y bajar un bo practicando los movimientos correctos y el uso del cuerpo. El bo en este caso mide como 12 cm de diámetro y probablemente 160 cm de largo. El no dobla su espalda sino la usa para levantar el bo. La potencia fluye suavemente desde sus pies hacia sus piernas, sus caderas y hasta sus brazos. El bo es levantado y cae suave y enérgicamente. Su cuerpo expresa los principios de estructura óptima y movimiento efectivo a un nivel increíble.

Esto es una práctica para el uso de la espada. El está desarrollando su cuerpo para expresar los principios fundamentales de movimiento y generación de potencia. Cuando el eleva el bo este sube sin esfuerzo aparente. El movimiento es suave y limpio. Su postura es relajada y aun así increíblemente poderosa. Obviamente domina los principios de postura, estabilidad y generación de potencia. En algunas tomas él muestra como no se debe balancear el bo, y la diferencia se observa en la inestabilidad de la postura y la debilidad en el balanceo.

Esto es lo real, el real secreto del Budô. No es ninguna técnica oscura. No es saberse miles de técnicas. Es saber como ser una expresión de los principios fundamentales mientras ejecutas una técnica. En el video, Okuda Shihan se ve sólido y potente. Desde esta base, todo lo que haga con la espada expresará esa solidez y potencia.

Son esos principios y sus expresiones lo que yo ahora encuentro interesantes. Tuve la suerte de ser invitado a entrenar con un excelente grupo de Aikido. El entrenamiento estuvo bueno. Para mí fue interesante observar y sentir como las personas expresan aquellos principios del Budô que yo comprendo. Muchos principios parecen ser universales, no importa cómo los nombren incluso si no los identifican. Observé gente trabajando en el principio de kuzushi y controlando su centro, así ellos identificaran a lo que estaban haciendo con estos nombres o no. Las técnicas particulares que practicamos no se me grabaron. En cada técnica que hicimos yo buscaba como aplicar los principios que he estado estudiando.

Una vez que observo principios fundamentales en mis técnicas, comienzo a ver su expresión alrededor del mundo del Budô. Son los principios los que hacen que las técnicas funcionen. Ya no estoy interesado en aprender muchas técnicas. He descubierto que si uno no es capaz de aplicar los principios, las técnicas no van a funcionar, así que estoy más interesado por estos días en aprender como aplicar y expresar muy bien los principios que estoy estudiando en unas cuantas técnicas, en vez de aprender un montón de técnicas con un entendimiento tan superficial que no apoyaría lo suficiente a estas técnicas para que fuera útiles en nada.

Escucho a gente decir “pero si no sabes una buena técnica para una situación dada, qué vas a hacer? Lo gracioso es que, en un randori de Judô eso sucede todo el tiempo. Tu expresas el principio y algo bueno sucede. Y digo “expresas el principio” porque “aplicar el principio” sugiere que está ocurriendo algo de manera consciente. Creánme, en randori, aún en randori amistoso las cosas suceden tan rápido que no da tiempo para pensar y luego actuar. O expresas algo o el momento se va. Y las personas siempre están expresando algo. Ellos sienten como las bases de su compañero se debilitan por un instante y aplican el principio de Kuzushi luego sucede la proyección. Más tarde la pregunta a la gente que estaban observando “¿qué hice?” porque estaban tan ocupados haciendo que no tuvieron tiempo de memorizar lo que hicieron. Algunas veces lo que hicieron era identificable como una técnica. Otras veces no era exactamente una técnica clásica, pero el principio aplicado funcionó como debía y Uke aterriza de espaldas.

Si tienes los principios, las técnicas van a ocurrir. Si no tienes los principios, no importa cuantas técnicas “aprendas”, no van a funcionar. No van a funcionar hasta que no entiendas y apliques los principios que gobiernan las técnicas. Estudiar técnicas es aburrido porque no hay mucho que estudiar. Estudiar los principios es profundo, difícil y fascinante.

Artículo publicado por Peter Boylan artículo original (traducción de Angel Parrales)

All rights reserved. The Budo Bum is Copyright 2009-2014 Peter Boylan